De Veracruz al mundo
LARA PLATAS
.
2018-06-12 / 16:21:40
El recuento
Con la novedad que el propsito fundamental de las encuestas es fomentar el ego de quienes las pagan. Los propios encuestadores estn diciendo que no reflejan la exacta dimensin de lo que habrn de decidir los votantes en las urnas.



sta excusa es apoyada por los que no salen bien evaluados, se justifican con la hiptesis que las encuestas son como una fotografa que capta el instante en que se toma, nada ms; pero que la verdadera encuesta es la del da de las votaciones. Por supuesto que los que van arriba, las defienden con toda su conviccin.



En medio de las descalificaciones y justificaciones, ha quedado al descubierto lo que cuesta la contratacin de los servicios de las casas encuestadoras y, la verdad, resultan cantidades verdaderamente insultantes porque muchas de ellas se pagan con dinero pblico.



Que publiquen la metodologa de la encuesta no es garanta suficiente para la efectividad esperada. Debe haber nuevas valoraciones para darle mayor certeza al producto que venden a los candidatos.



Cada vez, las posibilidades de no acertar son mayores simplemente porque el encuestado ha decidido la secreca. Razn suficiente para que los nmeros que ahora se publican, sean bastante diferentes a los resultados finales de la eleccin.



Es significativo, por ejemplo, que el nmero de supuestos encuestados que no aceptan ser encuestados sea muy alto, anda alrededor del 45%. Hay varias suposiciones pero ninguna casa encuestadora ha atinado a explicar de manera cientfica de qu se trata. Mencin aparte es la cifra, tambin alta, de los indecisos: 35%. Por lo tanto, si se consideran ambas cantidades, 45 ms 35, resulta una cifra bruta del 80%. Los restantes 20% estaran muy lejos de ser una muestra representativa de la opinin de los muchos millones de mexicanos enlistados en el padrn electoral.



Por la intensidad de las campaas, por el involucramiento directo de personas que anteriormente haban permanecido al margen, y por la polarizacin de los nimos de los simpatizantes de cada uno de los contendientes para presidente de la Repblica, se prev una votacin copiosa que pudiera igualar el porcentaje que obtuvo Ernesto Zedillo, con la diferencia que en aquella ocasin oper el voto del miedo.



Por primera vez, la cifra de votantes que llegarn a la urna con la conviccin de por quin van a votar, ser mayor que en las anteriores elecciones. Se estima que los indecisos que decidirn en la soledad de la mampara no sobrepasen el 5%, el porcentaje ms bajo de la historia reciente.



Una semana antes del primero de julio, da de la jornada electoral, el noventa y cinco por ciento de los potenciales electores sabra por quin votar. La informacin que de los candidatos se ha hecho pblica, ha sido amplia y profusamente difundida. Se ha conocido todo a cerca de los contendientes. No hay duda de quin es quin.



Habr una diversidad en la definicin de los votos. Por ejemplo, el voto de los marinos y los miembros del ejrcito, y de sus familiares, de entrada tendr una definicin: no votarn por quien ha prometido desaparecerlos; es decir, por el que ha prometido convertir a stas fuerzas en una polica nacional. Con ellos no va a contar el candidato Andrs Manuel.



El voto de los empleados de las empresas ms grandes de Mxico, es probable que tampoco se sumen al escrutinio a favor del tabasqueo. Sus patrones, los dueos del dinero privado, han mostrado desasosiego por el miedo de que sus empresas sean pasadas por las armas de la expropiacin, como ocurri en Venezuela. Los empresarios estn hablando con sus trabajadores para convencerlos de lo que poda ocurrir si llega a Los Pinos ya sabes quin. (Aclaro: eso de llegar a Los Pinos es un decir, ya que ste emblemtico lugar tendr otro destino)



Le siguen los burcratas. Contrario a lo que prometi Vicente Fox cuando andaba en campaa, de subirle el sueldo a la burocracia y hacerlos profesionales de carrera, determinante para el triunfo del hombre de las botas; ahora, el dueo del rancho cuyo nombre no quiero recordar, ha dicho que les bajar el sueldo. Los burcratas, que siempre le apuestan a la permanencia en sus puestos, ahora se ven amenazados con recibir la mitad de su sueldo que de por s no alcanza para gran cosa. Y son muchos, tantos como para darle la vuelta a una eleccin.



Existe otro tema que tambin pudiera votar: La amnista a delincuentes. Hasta ahora, Andrs Manuel no ha dejado en claro los trminos legales de esa propuesta, ni las consecuencias sociales que ello significara.



Lo del aeropuerto, un tema sensible para los que estn directamente metidos en la construccin y los que acostumbran ese medio de transporte, tambin estn comprendidos dentro del 35% de indecisos. Se deduce que dentro del 45% que no quieren contestar, estn los votos hacia Meade pero que reprueben al PRI. Tambin podran estar los que han visto las imgenes de la portentosa marcha de venezolanos gritando a Maduro que tienen hambre, cuyo mensaje sobra comentar.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010