De Veracruz al mundo
ESCENARIO
Eduardo de la Torre Jaramillo
2018-11-09 / 09:16:07
Juan José Rodríguez Prats en el futuro inmediato de Acción Nacional
Escribir sobre un amigo es algo muy complicado, pero vale la pena hacerlo por el dilema que debe traer en su foro interno Juan José, frente a la que ha sido su segunda casa política como lo es el Partido Acción Nacional.



La amistad surgió en la primera semana de septiembre de 2006, allí me presenté con él, le dije que era de Xalapa, que él había estudiado con una tía; desde ese momento se marcó nuestra amistad, esa vinculación con el estado de Veracruz, recuerdo que en la primera comida que tuvimos, le pregunté “¿Juan José qué me recomiendas que haga en la Cámara de Diputados, ya que tú has sido parlamentario varias veces?”, inmediatamente me contestó “hacer amigos”. Quizá la mejor recomendación que me pudo haber dado el amigo, el maestro.



Con el paso del tiempo, escuchaba al político que hace historia, quizá pocos como él, probablemente en las otras trincheras estaría un Porfirio Muñoz Ledo, un Manuel Camacho Solís, un Jesús Reyes Heroles pero a diferencia de esos animales políticos, es un político intransigente con su ética de la responsabilidad, en toda la extensión de la interpretación académica es un político weberiano, sus principios, su verticalidad, su compromiso con la honestidad y la verdad, lo hace diferente, muy probablemente se acerque a un Salvador Nava Martínez. Es un extraordinario orador, con una memoria impresionante y lleno de anécdotas de la clase política priista, perredista y panista. La excepcionalidad de este hombre público es que siempre habla con la verdad, y no necesariamente “su” verdad, un crítico de su partido político, lo que habla de Acción Nacional como un partido que tiene vida orgánica, puesto que acepta las posturas críticas de Juan José, lo escuché increpar a Felipe Calderón Hinojosa, quien es un político rencoroso, vale la pena rememorar que en la despedida de aquella LX Legislatura 2006-2009 en Los Pinos, Felipe Calderón Hinojosa evitó a Juan José para no saludarlo y despedirse de él, los políticos que no soportan las críticas simple y sencillamente no están hechos para la vida pública, de eso tenemos que aprender de los actores políticos de las democracias europeas o la norteamericana (excepto con Trump) porque esos líderes políticos no sólo debaten en sus parlamentos sino que hasta son investigados judicialmente, no sólo mediáticamente, por eso en la modernidad política de Juan José la crítica es parte de esa forma de ser un político moderno.



De sus pláticas recuerdo que ironizaba sobre sus orígenes, solía decir “en Veracruz soy uno de los líderes del 68, en Chiapas soy terrateniente y en Tabasco cacique”, es muy probable que sea el último ideólogo del PAN, fue el digno sucesor de Carlos Castillo Peraza, pero hoy esos hombres de ideas que tuvo Acción Nacional como lo fueron Manuel Gómez Morín, Agustín Estrada Iturbide, Rafael Preciado, Adolfo Christlieb Ibarrola, Manuel González Hinojosa, aquella generación que fundó a Acción Nacional en el siglo XX, hoy no queda nada, sólo los pragmáticos, que la mayoría migraron del PRI al PAN, los que sepultaron la doctrina, los principios y sobre todo la ética frente al poder político, por eso pasaron más de 50 años sin ganar el poder político, eran esos “místicos del voto”, como se les descalificaba, y en esa ruta Juan José se está convirtiendo en un “místico de la política panista”.



Cuando yo decidí renunciar en 2014 al PAN le informé al amigo Juan José de mi decisión, por supuesto que no le gustó la medida tomada, pero conociéndolo es muy probable que él esté en



esa posición ahora, y no para irse a formar un partido político con Felipe Calderón Hinojosa, a quién se le olvida que él uso el dedazo para designar al neomorenista Germán Martínez y a César Nava liquidando la esencia democrática del PAN, él no se puede quejar de lo que él mismo propició y degeneró en el único partido democrático, moderno y civilizado que existía en el país en el siglo XX; ya José Vasconcelos cuando inauguró el edificio de la SEP, en aquel memorable discurso habló de los “políticos constructores y los políticos destructores”, Felipe Calderón se tiene que incluir dentro de los segundos.



El PAN cambiará de gerente en los próximos días pero conlleva la crisis de identidad, de rumbo, de futuro y con la división y ruptura en puerta, que quizá sea más fuerte que la del PRI y la del PRD, ¿por qué afirmó lo siguiente?, porque sólo cambia la forma y no el fondo de hacer política, el secuestro del padrón de militantes, que por cierto el ingreso sigue siendo decimonónico, un curso, el resultado del mismo; en fin, quien controla el padrón controla las candidaturas, las dirigencias, las prerrogativas, es un juego de suma cero políticamente hablando, y por supuesto nada ciudadano, contrario a lo que les dijo Manuel Gómez Morín a los hermanos Wilkie: “Entonces, pensamos en la necesidad de revisar todo el problema de México, porque en la base de ese problema está la falta de ciudadanía. No habíamos sido formados como ciudadanos”, y por eso se decidió a fundar al PAN, pero hoy ese partido transitó de la defensa de la dignidad de la persona a las complicidades de la indignidad humana, allí están los moches, la forma de ver al poder político (Gómez Morín pensaba que había que merecerlo y no heredarlo, como una vulgar monarquía, que es lo más antimoderno políticamente hablando que puede hacer el PAN en el siglo XXI, ésta es parte de su involución política), un partido catch all party, un atrapa todo de lo que había criticado desde su fundación hasta el año 2000. Recuerdo escuchar absorto cuando Juan José me platicaba que nunca había recomendado a ninguno de sus hijos para un trabajo, que él consideraba que no debía hacerlo, buscar a un amigo político y recomendarle a un hijo, con este hecho si bien se acerca mucho al pensamiento de Manuel Gómez Morín, porque cree en la meritocracia, -que lejos está de los pragmáticos que se apoderaron del PAN y que buscan heredarles el poder a sus hijos-, no es un político que vulgarice el poder, él está en la política para servir, para contribuir, para enaltecerla, para discutirla y no como la mayoría está para enriquecerse a través de contratos, moches, asignaciones o desvíos de recursos. Esta es otra diferencia de este extraño político tabasqueño.



Finalmente, en el futuro inmediato del PAN que debería asumirse como el partido opositor a morena, pero no, hoy se está implosionando, tan sólo verlo en el Senado de la República en donde practican la antipolítica, no regresaron al siglo XX cuando no negociaban por su ética partidista frente al poder político, hoy lo hacen porque no saben qué hacer en estos momentos, si fueron en el pasado la “oposición leal”, y de allí se concurrieron a la cohabitación con el PRI, aquí frente a morena sólo quieren ser una “minoría radical”, como les llamó el senador Ricardo Monreal, no pueden ni deben replicar el modelo legislativo de la izquierda cuando era oposición, de obstrucción y de negación de la política, al final los espacios legislativos son para debatir, pactar, negociar, hacer alianzas y sobre todo para contribuir a la civilización de la política, algo a lo que está renunciando el PAN, y esa es la peor conducción que puede tener el partido que le apostó al incrementalismo político, el que cubría los espacios que dejaba la izquierda, el que dialogaba; en fin, es el dilema de la modernidad contra la antimodernidad que el panismo está demostrando en estos momentos. De allí que el debate que nos enfrentó Norberto Bobbio, era



el de escoger entre las instituciones, las leyes y los hombres públicos, espero que Juan José sepa enfrentar sus momentos cruciales como panista.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010