De Veracruz al mundo
POLÍTICA FICCIÓN
Jorge Marín Barragán.
2019-10-28 / 16:19:20
*Dante Gran Estadista, orgullo veracruzano.*




En este periodo de sesiones, el Senador Delgado Rannauro nos ha regalado intervenciones verdaderamente notables, sobre Revocación de Mandato y Consulta Popular pudo lograr con la participación activa y determinante de su grupo parlamentario y su capacidad de consenso, que este instrumento eminentemente ciudadano no sufriera manipulaciones tendenciosas en su legislación, por el contrario, en las adecuaciones que demandaron para su aprobación fortalecieron su carácter ciudadano de participación como lo es: que tal mecanismo sea una prerrogativa exclusiva de los ciudadanos y que en las Entidades Federativas sean sus legislaturas locales las que regulen su aplicación, además, la inclusión de las consultas regionales para que los habitantes de las diversas regiones puedan incidir en decisiones que les afecten directamente.



Emotiva y aleccionadora resultó su intervención en la mesa de trabajo para la Reforma del Poder Judicial, celebrada el 21 de octubre del presente, ahí advirtió que desde 2003 Movimiento Ciudadano había presentado iniciativas de Reforma Constitucional en materia de Justicia, pero que fueron ignoradas, lo que trajo como consecuencia que al no actuar a tiempo poderes del estado del nivel municipal, estatal y federal fueran capturados. Las consecuencias muy lamentables las vivimos actualmente.

Pondero la división de poderes como un sistema de contrapesos que sirve para moderar los excesos de alguno de estos, asentando que el país ha padecido presidentes plenipotenciarios y congresos entreguistas, puntualizando que no se puede ser contrapeso si desde el pleno de la máxima tribuna se vitorea al presidente. En su intervención reconoce que el Poder Judicial ha sido el único poder que históricamente se ha mantenido firme en la defensa de la Constitución, de la Ley y de la Justicia frente a los intentos de injerencia del ejecutivo federal y la inoperancia del legislativo, recordando que también la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha corregido en innumerables ocasiones al poder legislativo al emitir resoluciones que reconocen derechos que el Congreso no ha querido legislar.



Manifestó la necesidad indispensable de mantener la independencia y fortalecimiento del poder judicial, por lo que permitir su desmantelamiento o disfunción es faltar a la Constitución, el sometimiento de los poderes es un acto de deslealtad que genera corrupción y subordinar a la justicia es pervertirla.



Al reconocer que creía en el poder judicial, puso como ejemplo los sucesos que le ocurrieron en 1997, porque gracias a su independencia y férrea defensa de la ley pudo enfrentar a un Presidente de la República, salir bien librado y lograr que el Estado resarciera el daño moral que le ocasionaron al convertirse en el primer mexicano en ganar una demanda de esa naturaleza.



En esa mesa de trabajo se comprometió a no permitir intentos para intimidar, coaccionar y presionar al Poder Judicial y a la Suprema Corte, sentenciando que tal intención no se le toleraría al ejecutivo y no se lo permitirían a quienes estuvieran operando el desmantelamiento de la Corte para ponerla al servicio de la presidencia, arengando con emoción patriótica, que como mexicano no se puede permitir que se doblegue al poder judicial ni que se vulnere la autonomía de la Suprema Corte, autonomía que le permite construir un muro de contención frente al poder, ese muro es la Constitución de la Ley y la Justicia, aseverando que los guardianes de ese muro son los ministros.



Finalmente sentenciaría: cambios dentro del Poder Judicial para ser el mejor contrapeso, si quieren hacer cambios profundos para ser mejores tienen nuestro apoyo, pero si estamos ante una embestida para que dejen de ser independientes tienen todo nuestro apoyo, si deciden defender su independencia cuentan con nosotros o al menos cuentan conmigo.



El posicionamiento en tribuna del Senador Dante Delgado en relación a los sucesos ocurridos en Sinaloa, permitió ver la altura de miras y su talante de estadista al manifestar su preocupación por el flagelo de la violencia que agobia a la sociedad, recordando el acompañamiento al gobierno federal en la creación de la Guardia Nacional y las leyes reglamentarias, dejando en claro que al ser el principal problema del país la inseguridad, Movimiento Ciudadano no aprovecharía un operativo fallido, reconocido por el propio gabinete de seguridad, para denostar, por el contrario hacía un llamado a la reflexión y de manera respetuosa exhortaría al ejecutivo federal para convocar a todas las fuerzas de la sociedad, presidentes municipales y gobernadores para elaborar una verdadera estrategia para lograr la paz, también lanzó una invitación a todas las fuerzas políticas para en lugar de hacer reclamos se aprovechara para construir.



Un estadista es un hombre que tiene claridad sobre el funcionamiento de las Instituciones del Estado, que tiene conocimiento de las necesidades y la problemática de la sociedad, que sustenta sus propuestas con objetividad y con una visión innovadora de largo aliento, son hombres extraordinarios adelantados a su tiempo, por tal razón, su presencia causa recelo entre los que desean cambios en retroceso que atentan contra la división de poderes con tal de tener poder absoluto, en contraparte, generan esperanza en quienes desean el fortalecimiento de la República y el empoderamiento de los ciudadanos en su sistema de contrapesos para evitar excesos y abusos de sus gobernantes.



Dante Delgado Rannauro, orgullosamente veracruzano, pertenece a ese selecto grupo de virtuosos que trabajan con ahínco pensando en el futuro de las nuevas generaciones y en la vida digna de quienes ya brindaron su etapa productiva, que ponen especial énfasis en el cuidado del medio ambiente para evitar la auto destrucción del mundo haciendo de la tecnología aliada de esa misión de preservación y sobrevivencia, que impulsan adecuaciones a la ley y acciones para dar respeto y autodeterminación a los pueblos originarios, que velan por los derechos y espacios de participación de las mujeres en los asuntos públicos, no como una concesión sino como un acto de justicia y equidad, se comprometen con las causas sociales, el estado de derecho, las leyes y la búsqueda de la justicia como camino firme para alcanzar la paz que tanto deseamos.



Sin resentimiento ni egoísmo de ninguna naturaleza transitan por la vida pública, con aplomo y dignidad de quien sabe conducir el destino de una sociedad que demanda respuestas inmediatas y certeza en su futuro.



JORGE MARIN BARRAGAN



Orizaba, Ver. A 27 de octubre de 2019.

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010