De Veracruz al mundo
2018-12-27 / 22:05:06
El pendejismo político... ciencia, arte o religión?
Hoy, y sólo por hoy, vamos hablar de algo muy serio… del Renacimiento. –Y no precisamente del que surge en Florencia Italia en el Siglo XIX inspirado en aquél movimiento cultural (incluido el arte y las ciencias) que según la historia universal, es una etapa comprendida entre la edad media y la edad moderna. Oseáse entre los siglos XV y XVI.



Pero vamos al grano. –Mire, no sé si a usted le pase, pero lo que es a mí, me sigue rondando la duda sobre qué carajos es “La 4T”, es decir… LA CUARTA TRANFORMACIÓN. La verdad es que hay noches que ni duermo tratando de descifrar tan místico movimiento. Un movimiento que surge con otro Movimiento, o sea, con el Movimiento de Regeneración Nacional (MoReNa) y que según, también marcará una etapa en la historia que no es universal, sino de nuestro querido México.



Quiero decirle que con el fin de llegar a la verdad, consulté varios oráculos marca Wiki, pero al parecer no hay un punto de referencia cierto o conocido, aunque se cree que tuvo sus orígenes en el ultimo suspiro el siglo XX y los albores del siglo XXI. Considerándose que el episodio que marcó esa etapa en la edad contemporánea de nuestro país, y que dio margen a la revolución de ideas; fue la mega revolquiza propinada en las urnas por el fenómeno socio-político Foxmanía, a quien hasta entonces, era un todopoderoso reino de los dinosaurios llamado PRI. Periodo en que los dinos, se desquiciaron aullando y revolviéndose de dolor ante el inminente exterminio. Que a fuerzas de la supervivencia, dio margen al surgimiento de los primeros pensadores de la transformación y el Renacimiento de la Decadencia a través de la efímera corriente denominada “El nuevo PRI”.



Según los estudiosos, dichos acontecimientos parecen ser los inicios más recientes de La 4T, y aunque aún se encuentra en investigación, dogmatizan la existencia de infinidad de similitudes que presuponen que, ésta 4T, solo sea la continuación y quizá culminación de los objetivos dictatoriales propuestos en la Génesis del tricolor.



Sostienen que de acuerdo a la metodología científica (observación, experimentación, formulación y análisis), para explicar este fenómeno, hay que responder a las preguntas: ¿Porqué 4ª transformación y, cuáles son las 3 PRI-meras?... lo que hasta hoy, tiene como única hipótesis, que el neo Renacimiento a la mexicana, se deriva de los cotos de poder post al movimiento armado conocido por todos como Revolución Mexicana, mismo, que sufriera la primera transformación como PNR en 1929 a manos de Plutarco Elías Calles; la segunda transformación surge como PRM en 1938 con Lázaro Cárdenas del Río; La tercera transformación se da como PRI en 1946 con Manuel Ávila Camacho; y, obvio –Adivinó– Se postula como axioma que, la cuarta transformación es ni más ni menos que MoReNa en este 2018, con Andrés Manuel López Obrador, cuya innovación como ya vimos, inició con “El Nuevo PRI”. –Movimiento que si bien no prosperó, rindió sus frutos, sobresaliendo entre otros guarismos EPN y su peñejismo considerada ya, como la primera etapa de la 4T.



Ahora bien, en esta lucha incansable de los investigadores mexicanos, valiéndose de las mismas técnicas científicas, han llegado a demostrar que genéticamente, el sujeto objeto de estas pruebas, inequívocamente nació, creció y se reprodujo en el PRI, y que por lo tanto, su tendencia hereditaria es continuar con el mismo “Proyecto de Nación” mediante una “4ª Transformación” bautizada como MoReNa y que en la práctica, es sin duda, “El Renacimiento de la Decadencia” a través del “Pendejismo Político”,



misma teoría que estaría compuesta de dos grandes corrientes: El Peñejismo y El Pejejismo, cuyo objetivo es fusionar y fortalecer la PRI-mera con la segunda. Es decir, si antes era un régimen político pendejo, hoy es más pendejo. Y así, poner en voga este peculiar dogma, envidia del mismísimo Sócrates.



En efecto, afirman, que este “Pendejismo Político”, se compone de dos corrientes cognoscitivas identificadas como El Peñejismo y El Pejejismo, cuyos exponentes Honoris Causa fueron y son, reconocidos discípulos del brillantísimo maestro Innombrable. Así, tenemos que, El Peñejismo (ya conocido mundialmente), por ejemplo, iluminó a la sociedad azteca con el conocimiento de que, “México es el país con más mexicanos”, y solo para demostrar la compleja sabiduría que encierra este silogismo; tenemos que: Si México es un país, y el gentilicio de los millones de sus habitantes es “mexicanos”; luego entonces, México es un país con más mexicanos… –Ufffs, todo un reto pero creo… lo logré!!.



Por su parte, El Pejejismo, independientemente que entre otras verdades descubre a los mortales que: “la diferencia entre los animales y los humanos, es que nosotros somos seres humanos”. No solo está moviendo a México por aquello de los despidos masivos y cambios de sede de las Secretarías, cumpliendo su sentencia “al diablo con las instituciones”; sino que está revolucionando a tal grado el vocabulario, que ha puesto en jaque a la RAE (Real Academia Española), la que para estar a la bajura del Renacimiento de la Decadencia, ha incluido algunos conceptos coloquiales emulando al latín vulgar. –Pero además, ya estudia hacer lo propio con la intensa frase “Me canso ganso” que ha invadido el lenguaje de la élite política, y que obviamente, influye en toda la humanidad del siglo XXI.



En lo que aún no se ponen de acuerdo los científicos es, si al “Pendejismo Político” (Renacimiento de la Decadencia), se le pudiera catalogar como ciencia, arte o religión; pues mientras por una parte, algunos sostienen que se trata de una ciencia, otros suponen que es un arte; y, otros más, que es una religión. Surge en contraparte, los eclécticos que aseguran, es un todo; puesto que en dichas doctrinas se pueden encontrar una o más características de cada una de ellas. Para tal fin, exponen por ejemplo que, las máximas abordadas como lo es el peñejismo “México es el país con más mexicanos”, resulta claro que éste, es un silogismo puro; y siendo que el “silogismo” corresponde al campo de la filosofía, forzosamente resulta ser una ciencia. Sin embargo, la figura representativa del pejejismo “Me canso ganso”, tiene una connotación culta, poética, retórica, etc., y que su extravagante rima, confirma y reafirma aún más, las inconfundibles particularidades del arte literario.



Por último, tomando en cuenta por una parte, que el principal exponente del peñejismo en sus discursos ante la comunidad intelectual destacó que uno de los libros que lo marcó en su basta lectura hacia el mundo del saber, fue La Biblia (la que no leyó toda, pero sí algunos renglones); y por otra, su ídem del pejejismo con la expresión “Benditas redes”, se llega a la conclusión que ambas, son propias de la religión. Y quizá, sea la causa de que religiosamente hayan robado y sigan robando por los siglos de los siglos.



Pero trátese de lo que se trate, hay que decir que El Pejejismo está ganado terreno y adeptos, tanto por su espíritu de la honestidad, como de la justicia igualitaria tan ansiada, y para muestra de “no más engaños al pueblo” han decidido desaparecer la figura de “Primera Dama”, y sí, porque nuestra experiencia pasada inmediata nos reveló que: ni era la primera, ni era dama. –¡bravo por eso!. Respecto a la “justicia igualitaria”, ya es ejemplo por excelencia el “Me canso Ganso”, ¿por qué?, porque este ícono del pejejismo, dicta que en dicho silogismo, no tiene por qué haber una premisa mayor y una premisa menor. No, no, no nada de eso, sino que ambas deben ser iguales… Aaahhh!, y que en la conclusión, ya se está trabajando… Algo digno de reconocer en este día de los santos inocentes… No cree Usted?

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010