De Veracruz al mundo
2019-01-14 / 09:14:09
Winckler: enemigo público número uno, pero... difícil de matar
Muy interesante para el campo de la psicología el caso del Fiscal General Jorge Winckler Ortiz, quien gracias a su mega ultra plus autoestima y seguridad en sí mismo, prácticamente solo, ha resistido por casi mes y medio, uno a uno, los alevosos ataques públicos dirigidos a su persona y a su cargo por la artillería política del gobierno del estado a través de la bancada morenista y del Secretario de Gobierno, quien pese a sus fanfarronerías ha demostrado su total inferioridad contra un hombre que por lo visto, tiene aguante y agallas que rebasan por mucho su propia estatura.



No ha bastado el sinnúmero de Juicios Políticos instaurados contra el Fiscal, como tampoco han bastado las tomas de la fiscalía General y algunas Regionales por grupos masivos comparsas del ahora segundo en el poder ejecutivo para presionar la dimisión del Representante Social del Estado; y quizá, tampoco les funcione la dichosa reforma legislativa para aniquilar al que a todas luces es el enemigo público número uno del actual gobierno de Veracruz… –El Fiscal es jurista y seguramente detrás de él, hay expertos en la materia que ya trabajaran en la “Ley Anti-Winckler”.



Hay que puntualizar que ni se defiende ni se exculpa al fiscal. Lo que resulta indefendible es la guerra sucia desatada en su contra por un gobierno que llegó al poder presumiendo de democrático, de bien intencionado y de “honesto”. Honestidad que a cambio de la ineficacia hasta hoy demostrada en todos los rubros, se vale de las tretas más burdas que las utilizadas por sus antecesores para aniquilar a los enemigos políticos; y que por cierto, hasta hoy, ha sido un rotundo fracaso, dejando en evidencia su total incapacidad y nulo oficio político, pues de lo contrario, no se expondrían al ridículo público.



¿Estarán midiendo las consecuencias?, porque trátese de quien se trate, la presión como arma política ejercida en este caso para “derrocar” a Jorge Winckler Ortiz, es un abierto acoso y violencia psicológica que para no variar son actos constitutivos de delito y de responsabilidades administrativas de los servidores públicos, cuestión que debe saber perfectamente bien el propio Fiscal, quien por íntegro parezca, seguramente estará resintiendo el impacto emocional, moral y psicológico que dichos ataques dolosos les causan. Y no es para menos, la saña de las constantes y sucias ofensivas son para derribar a cualquiera en tiempo record… Mal opción valerse de acciones coactivas, ilegales y sucias; despreciables de cualquier gobierno y contra cualquier persona.



Y es que la disputa por el 5% del presupuesto anual que le corresponde a la Fiscalía General, se ha transformado en una absurda guerra de egos, que no sólo terminará por no beneficiar a nadie, sino que traerá serías consecuencias para ambos bandos. –Para el fiscal… la nada cómoda situación de cargar con el odio sembrado en su contra y al final del día, su renuncia. Pero la peor parte sin duda, será para el ahora todopoderoso gobierno del estado y de paso, para los veracruzanos.



La falta de resultados que le endilgan al fiscal, con toda seguridad se les revertirá con creces, pues visto está que no atan ni desatan, ahí están los números que se le siguen incrementado y multiplicando al “nuevo” titular de la Secretaría de Seguridad Pública. ¿Qué pasará cuando logren nombrar a su flamante Fiscal General?- –insisto, ¿Estarán midiendo las consecuencias?, porque desde este momento, me atrevo asegurar que saldrá mucho… pero mucho peor que Jorge Winckler Ortiz. ¿Estarán preparados para el reproche?, ¿Cuál será la justificación?... ya veremos.



Mientras tanto, esperemos el desenlace de esta lucha sin cuartel… porque lo que sí es un hecho, es que el



Enemigo público número uno, el aún Fiscal General… les resulto “Difícil de Matar”… No cree usted?

Nos interesa tu opinión

   Más entradas
ver todas las entradas
> Directorio     > Quiénes somos
® Gobernantes.com Derechos Reservados 2010